Hace cuatro años Edaena Carmona comenzó con la venta de comida en su casa y a domicilio en dependencias de gobierno.

Meses después inició un proyecto de salsas machas: Como en casa.

Ahora, ya tiene un local en el centro de la ciudad, en la calle Morelos 103, “Qué chilaquiles”, donde encuentras rojos, verdes, habanero, frijol, mole, guajillo, morita y combinados.

Pueden ir con huevo, cecina, chorizo, tasajo o pollo; hay café de olla, humeante y delicioso, chocolate de agua o de leche, agua del día, refrescos y jugos embotellados.

Un local coqueto, bien arreglado, planeado en cada detalle para que se sienta el confort y la seguridad de un platillo bien preparado.

Acepta pago con tarjeta y transferencia, y ofrece el servicio a domicilio a cuatro cuadras a la redonda, o por Didi.

Un negocio familiar que apenas, el próximo 19 de septiembre, cumple un año, “el hit son los chilaquiles verdes, solos y en torta, así como las enchiladas suizas”.

Y es que los chilaquiles son el desayuno mexicano por excelencia. Su etimología proviene del náhuatl, una palabra castellanizada que se conforma por chil de chile y aquilli que significa metido en, aunque la RAE asegura que proviene de chilli, alt de agua y quilitl de hierba comestible.

Un platillo prehispánico cuyo ingrediente principal es el chile y la tortilla, originarios de México, se tenía la creencia que para aprovechar la tortilla de un día antes, se bañaba en salsa para suavizarla.

En la época colonial, en los conventos, le agregaron queso, crema y cebolla, lo acompañaban con chorizo, pollo o costilla de cerdo, con lo que tiene también la esencia del mestizaje.

Si bien la receta ha evolucionado con el paso de los años, los chilaquiles son un elemento importante de la gastronomía mexicana, un símbolo de identidad nacional y el platillo ideal para iniciar el día.

Solo que hacer chilaquiles no es tan sencillo como parece, tienes que tener el punto exacto, tanto de la salsa, como de la tortilla para que queden realmente deliciosos.

Edaena Carmona tiene la receta de casa para preparar los distintos tipos de salsas, ese toque familiar es el que le ha dado tanto éxito.

Además de vender los chilaquiles en su presentación tradicional, vende las famosas tortas de chilaquil.

Abre desde las 8.30 de la mañana hasta las cuatro de la tarde, y para desayunar, además de los chilaquiles, tienen huevos al gusto, omelett, ensaladas, enchiladas verdes o rojas, enmoladas, enfrijoladas, entomatadas y salsa de huevo.

Como mexicano tenemos ese sentido del gusto que nos hace ser exigentes a la hora de catar un buen chilaquil, y Qué Chilaquiles, te garantiza una forma deliciosa de iniciar el día.