Lunes y jueves son los días esperados por los amantes de la bohemia y una buena parrillada oaxaqueña en un ambiente familiar.

Son los días que, don Ernesto Méndez, abre su terraza, prende su horno y su asador.

Originario de Zaachila, heredó los saberes gastronómicos del lugar. Es cocinero, carnicero y mezcalero. Su carnicería la abre todos los días en el local 23 de la Zona Húmeda en la Central de Abasto.

Lunes y jueves son los días destinados para producir el chorizo, hornear a la leña la salchicha oaxaqueña y ejuteca, fríe el chicharrón y prepara los biuses que vende durante la semana en el mercado.

Aprovecha la frescura de los productos, recién salidos del horno y asar la carne, para ofrecer una parrillada espectacular. Cobra 130 pesos por persona.

Eso incluye una quesadilla de médula, que, incluso, a quienes no les había llamado la atención, les encanta el toque del maestro Méndez. La sirve con un platito de guacamole.

Sigue la botanita, salchicha roja, salchicha ejuteca y queso de puerco, con su salsita roja típica.

Cada que vayas, variará el guisado. Escoge siempre un oaxaqueño, caliente y picosito, puede servir desde pozole hasta verde de espinazo, frijoles charros con pata, calabacita de puerco, amarillo u otro.

De ahí sirve el platón para compartir los que están en la mesa, con costilla enchilada, tasajo o algún otro corte de carne como arrachera, chorizo, chicharrón, biuses, queso, nopales y chile de agua asados, acompañado de rabanitos y lechuga.

Algunas veces se luce con cortes americanos, como sirlon, rib eye o tbone, y en otras, con un rico postre, como plátanos asados con crema.

Las bebidas se cobran aparte, tiene cervezas y refrescos. Está situado en la terraza de una casa de varios pisos que se ubica en la calle C número 50, casi esquina con Mixcóatl, en San Martín Montoya, abre a partir de las 2 de la tarde hasta las 7 de la noche. Acá el link para el google maps ►https://bit.ly/3jarilH.

Al lugar siempre llegan artistas urbanos, tocan trova con su guitarra, en ocasiones llega un DJ a girar discos, llegan tríos a tocar música romántica, e, incluso, don Ernesto se avienta sus palomazos. Un ambiente muy agradable, ameno y familiar.

Si llegas temprano puedes observar la elaboración de la salchicha, los biuses, el chicharrón. Un lugar donde comes muy bien, productos de calidad y raros son los que se terminan el platón, que finalmente terminan por pedirlo para llevar.

Lo que sí estamos seguros es que, una vez que conoces el lugar, regresar a disfrutar del lugar. Muchos preguntan, qué días abre, pero por ahora, sólo lunes y jueves se disfruta de esta parrillada.