Los sabores excepcionales con productos locales frescos y orgánicos, así como la cocina oaxaqueña con un toque casero y sofisticado, hicieron del restaurante Casa Oaxaca uno de los 100 mejores para comer en Latinoamérica

A pesar de la pandemia, Oaxaca estuvo presente en la mente y en los recuerdos de los amantes de la buena comida, agradece Norma Ruiz, de la dirección de Casa Oaxaca.

Al anunciar que Casa Oaxaca era uno de los 100 mejores lugares para comer en Latinoamérica en el Latin America’s Best Restaurants, los gritos de furor no se hicieron esperar entre los selectos asistentes a la gala celebrada en el restaurante Criolllo, una de las sedes de la premiación.

“El aclamado restaurante y hotel de Alejandro Ruiz en el corazón gastronómico de México se mueve de puntillas entre la tradición y la innovación para celebrar los diversos sabores de la región”.

Norma Ruiz reconoce que Casa Oaxaca ha debido asumir una constante renovación, “estar vigente, estar en constante cambio, atender en ambientes saludables, frescos, con ingredientes que vayan en armonía con la salud de la gente”.

La distinción, dice, es un estímulo a seguir con su premisa, “no ofrecer sólo alimentos que satisfagan una necesidad, sino que el comensal sepa que se le va a cuidar, que se le va a proteger y lo que coma le aportará mucho beneficio a su organismo”.

Agrega que comer en Casa Oaxaca es garantía de que lo que se consume cuidará de tu salud y de tu familia, de que se crea una cadena de valor, con los productores y gente del campo.

Casa Oaxaca, fue uno de los contados restaurantes en Oaxaca, que, pese a que tuvo que cerrar sus puertas al inicio de la Jornada Nacional de Sana Distancia, no desamparó a sus trabajadores.

“Nuestro compromiso y factor más importante son los colaboradores, de qué sirve tener instalaciones y recursos si no apoyas a tu gente, en Casa Oaxaca no tenemos una relación patrón trabajador, es una relación de familia, han estado con nosotros en épocas de bonanza, en las buenas y en las malas, trabajamos hombro con hombro para salir de la difícil situación”.

Añadió que, durante esta etapa, se apoyó a los más de dos mil trabajadores, “económicamente, nunca les quitamos las prestaciones de seguridad social, por ese compromiso, esa correspondencia que existe”.

Ser considerado uno de los mejores en Latinoamérica, “es un honor, hará que muchos más reflectores volteen para ver a Oaxaca y lo reconozcan como referente gastronómico mundial”.