Los tiempos difíciles traen cosas grandiosas. Se vivieron meses de incertidumbre que nos han enseñado a valorar la vida, la unión familiar y la salud, a apreciar el contacto con la naturaleza.

En medio de la desesperanza surgen buenas ideas, emprendedores que brillan con sus propuestas gastronómicas, que ofrecen opciones innovadoras que se ajustan a nuestra nueva realidad.

Es el caso de La Cofradía, un restaurante que surge hace dos meses, a pocos minutos de la ciudad, al pie de la montaña, rodeados de árboles y campo virgen, sin casas alrededor para sumergirte en una paz increíble. Cuidan mucho la sana distancia y todas las medidas de higiene.

Un proyecto familiar en las faldas de Monte Albán por emprendedores originarios del lugar. Se ubica en la agencia Monte Albán, Los Ibáñez, Santa María Atzompa, Libertad número 2, para llegar, te sigues de Plaza Bella y eliges la desviación a la carretera que te lleva a la zona arqueológica, de ahí eliges un camino de terracería y luego una carretera recién construida.

Su propuesta es irresistible: un buffet de mar y tierra, con platillos realmente exquisitos. Lo mejor es que puedes planear ahí todo el día.

El menú de la comida es supremo. Tienen camarones a la diabla, coctel de camarón, filete al ajillo, filete a la diabla y calamar en su menú de mar. Sus platillos estrella son los camarones al coco o los empanizados.

Como buenos oaxaqueños, en su menú de tierra tienen tlayudas, memelas, empanadas, carnes asadas que incluyen cecina, tasajo, chorizo y costilla.

Como postre encontrarás ensalada de zanahoria y frutas mixtas, en ocasiones preparan panqué, pay y galletas.

Lo mejor es su precio, 260 el buffet para adulto y 150 para niños, incluye agua del día, desde el mediodía a seis de la tarde. Abren de miércoles a lunes.

Aparte, puedes pedir coctelería clásica, tienen micheladas, pepinadas, mangadas, piña colada.

A la carta ofrecen desayunos de 8 de la mañana a medio día, ahí encuentras barbacoa de res, borrego y chivo, enfrijoladas, entomatadas, enchiladas o puedes pedir unos wafles, de tomar tienen chocolate, leche, agua y malteadas.

A partir de las 7 de la noche hasta las 00:00 horas, tienen cena a la carta: hamburguesas, alitas, tlayudas y los infaltables tacos de suadero, tripa y al pastor.

Tienen un estacionamiento amplio, puedes pagar en efectivo o con tarjeta y servicio a domicilio por la zona si llamas al 951 128 6383.

En definitiva, tienes que ir, es una experiencia muy bonita y segura, para salir no solo de la ciudad, sino de la monotonía para disfrutar la comida, que es buenísima y estar rodeado de la naturaleza, lejos de todos, en un ambiente cálido y familiar.

Anótalo también para incluirlo en tu lista de restaurantes que debes visitar y que se volverán de tus favoritos.