Oaxaca al desnudo lo conoces en Zipolite. Un destino turístico donde nadie es excluido, ya que en estas hermosas playas puedes vivir tu vida a plenitud, sin estigmas y sin el temor de ser señalado.

En este paraíso oaxaqueño está la Playa del Amor, un oasis exótico para explotar tus sentidos y deleitarse con un contacto íntimo con la naturaleza.

Arena dorada, con un oleaje moderado, amurallada por acantilados, lo que da un toque más íntimo, agua azul de temperatura templada, vegetación tropical, aves y peces, dan el entorno perfecto.

A pocos metros, situado frente a la playa, está el restaurante Delfina, un lugar de que no querrás irte.

Si de explotar el gusto del sentido se trata, Delfina te ofrece lo más sorprendente en platillos y bebidas.

Tienen servicio a la carta, pero al chef le gusta sorprender y preparar, de vez en vez, son las cenas temáticas, como oriental, hindú, pasta, bbq o alitas, siempre algo diferente.

Sus especialidades son los mariscos, como los camarones a la mantequilla que les quedan deliciosos, o el caldo de mariscos. Tal vez lo más recurrente son los tacos de pescado o camarón, que son de los predilectos. Los sirven estilo Ensenada y lo acompañan con pico de gallo y aderezo especial.

Y en bebidas, al bartender también le gusta impresionar, tiene varias bebidas que son toda una sensación, como la Carambola summer by roby o la Rosarita. Tienen cerveza de barril.

Sobre los postres ni se diga, probamos el creme brulee con su costra de azúcar caramelizada. ¡Realmente exquisito!

Al ser Zipolite una playa nudista, en Delfina puedes estar sin ninguna prenda y dando rienda suelta a tus emociones. Acá no censuran nada.

La ventaja del restaurante Delfina es que está fusionado con el hotel Neptuno, así que te puedes hospedar aquí, tienen una biblioteca, clases de yoga y se vive un ambiente increíble, para pasarla súper.

Otra virtud de Delfina, es que tienen un espacio si quieres traer a pasear tu mascota.

Delfina es, sin duda, un rincón delicioso, en el que disfrutarás cada bocado. ¡Imperdible!